¿Cuáles han sido los cambios asumidos por la moda masculina en los últimos meses?

A diferencia de la moda femenina marcada por lo que dictan por una parte las grandes pasarelas de la moda internacional y por otra parte las cada vez más populares it girls las cuales se auto coronan como las prescriptoras absolutas de la moda, las tendencias y el «me pongo lo que sea siempre que  me lo regalen, no importa si me queda bien o no».

La moda masculina por su parte ha seguido un rumbo diferente e incluso se ha desmarcado para conseguir un resultado óptimo y lleno de personalidad. Esta evolución se ha dado en la calle con los movimientos urbanos que identifican más que a un modo de vestir un estilo de vida determinado, una manera de ver el mundo y de interactuar en nuestra cada vez más digitalizada sociedad.

Así pues, la moda masculina ha sufrido una metamorfosis en los últimos años que a pocos ha dejado indiferentes y ha empezado a brillar con luz propia. Desde finales de 2013 la moda hipster ganó muchísima fuerza en las grandes urbes y se posicionó como una tribu urbana en busca de un lifestyle alternativo y divergente de la moda mainstream, esa que nos vende Amancio Ortega en sus cadenas low cost. El hipster buscó ser auténtico y se inspiró en tiempos pasados, en la moda de nuestro abuelos, rescataron del baúl de los recuerdos camisas estampadas, pajaritas, tirantes y gafas de pasta que hasta ese momento formaban parte de los álbumes de fotos y de las anécdotas de los más que vivieron esas épocas.

Sin embargo ellos no sólo se limitaron a copiar modas pasadas sino que aportaron su toque personal introdujeron elementos tales como: iPhone, iPad y cuanto accesorio saque la firma del difunto Steve Jobs. Barbas muy tupidas y cuidadosamente desaliñadas. El hipster en sí mismo es un compendio entre lo vintage y lo moderno en una puesta en escena extraordinaria que a pocos dejó indiferente.

Ahora bien ¿Quiénes son los muppies?

 

 

 

Los seres humanos somos incapaces de vivir sin poner etiquetas a las cosas, movimientos y/o personas, y si por algún motivo esa etiqueta no existe pues nos la inventamos (no entramos en si esto es mejor o peor, pero lo cierto es que es así…) Este es el caso de los muppies cuyo acrónimo significa Middle Aged Urban Professional People o para ser más exactos Multimedia Urban People Pushing Internet Economy. Según la autora del término, Michelle Miller, los muppies son una mezcla entre los millennials y los yuppies.

En síntesis, los muppies son grandes amantes de la comodidad,  se preocupan por su imagen y a diferencia de los hipsters, estos siguen la moda y hacen uso de las tendencias y se adaptan con facilidad a lo que se lleva y a lo que no. Visten con vaqueros, en sus outfits incorporan cierto aire preppy y sobre todo tratan de personalizar al máximo sus complementos.

Asimismo llevan una vida sana en la que el ejercicio tiene un lugar privilegiado que va a la par junto con un buena alimentación. Al ser nativos de era digital están hiperconectados a las redes sociales y suelen ejercer oficios y profesiones tales como djs, community managers, social media, bloggers e instagramers. Así que como es de imaginar su mayor debilidad es justamente su afición a la hiperconectividad.